Querido FÉLIX rodrÍguez de la fuente ¡que razón tenías! ….DESDE HACE más de 40 AÑOS

«Si bien conocemos, con una gran claridad ya, cuales son los procesos que tienes lugar en los ecosistemas terrestres. Si bien sería posible copiar esos procesos para que la propia humanidad los llevara a cabo, sin embargo, los psicólogos, y en definitiva los sabios tienen poco que hacer aún, en el presente y en el futuro próximo de la humanidad,.

¿ Por qué?, por una razón muy sencilla, porque cuando la humanidad tiene que tomar una medida drástica inmediata, absolutamente trascendente, cuando a usted por ejemplo le tienen que operar de apendicitis, llama a un medico, a un científico, a un cirujano,para que lo operen.

Cuando usted o yo tenemos una pulmonía, echamos mano de un antibiótico, que ha sido descubierto por un científico.

Cuando hay que hacer un puente para que pase un ferrocarril que no queremos que se caiga, en el momento que vamos dentro llamamos a un científico, a un ingeniero.

Ahora bien, cuando se quieren tomar medidas, a medio y a largo plazo, quien lo define es un hombre que tiene poco de científico. Y si lo tiene es por casualidad . Es un político. En la base de cuya política, hay filosofía, pero muy pocas veces ciencia. Que tiene asesores científicos a los que puede escuchar, o no, pero a los que generalmente les escuchan en función de la importancia que tiene su asesoramiento para su campaña electoral o para sus presupuestos de acceso al poder o de permanencia en el poder.

Aunque parezca mentira, amigos míos, la ciencia nos puede otorgar los elementos que precisamos para salvar a la humanidad, sin embargo, esas decisiones no pueden aún tomarlas los científicos. Las toman los políticos, y en la base de los políticos, los filósofos, a los que siempre se les ha considerado como portadores de la verdad.

Se han cansado de decir los científicos, que no se puede montar una sola fábrica sin una planta depuradora convenientemente instalada. La verdad es que no se ha montado una sola fábrica con la planta depuradora o transformadora o recicladora de los elementos que esa planta industrial está echando a la naturaleza, porque la Administración ha decidido que éso sería demasiado caro y que se perdería la capacidad competitiva del producto que se engendra en esa unidad industrial.

De nada ha servido el informe de la ciencia.

La ciencia ha dado un informe de que si se cazan más ballenas azules, éstas desaparecerán. Los políticos, los administrativos de la pesca, en naciones como Japón, Noruega o Rusia, ( no los científicos), han decidido que se sigan pescando más ballenas.

Esa es amigos míos, la triste realidad a la que se enfrenta, quien pretenda tener en su vida como objetivo el salvar la naturaleza. De poco servirán los informes fidedignos, objetivos y básicos de todos los investigadores y de todos los científicos, porque a la larga, serán empleados en la medida que convenga políticamente a la Administración de los grandes o de los pequeños países.

Como podría explicar, por ejemplo un estudioso de la conducta humana, a un país tercermundista que es posible que seas más feliz con un tipo de existencia neolítico, viviendo en pequeños poblados, donde labran personalmente la tierra , donde generan sus alimentos, donde todavía realizan sus funciones fisiológicas directamente sobre el campo, abonando con sus heces fecales los lugares donde luego plantarán el arroz o el trigo. Ellos quieren tener un televisor, un automóvil y un frigorífico y a ser posible trabajar en una fábrica, y no habría manera de convencerlos de que la felicidad no tiene nada que ver con la posesión material. No habría manera de convencerlos de que la renta per cápita no se traduce a una renta per cápita felicitaria, sino solamente material.

Y como los políticos para permanecer y para perpetuarse, precisan constantemente elevar el poder adquisitivo de sus súbditos, y precisan mantenerse en esa tremenda competencia material en la que está sumido, al menos el mundo occidental, los informes de los sabios, no servirán prácticamente para nada.

El tema es para poner la carne de gallina, porque dicen los sabios que si continuamos durante 50 o 100 años sin escuchar sus informes y continuamos guiados únicamente por presupuestos de orden administrativo, político o filosófico, es posible que no podamos contar a las generaciones venideras, que no vendrán, la catástrofe de la especie que se autodenomina Sapiens»

FÉLIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE 1978

Un comentario sobre “Querido FÉLIX rodrÍguez de la fuente ¡que razón tenías! ….DESDE HACE más de 40 AÑOS”

Deja un comentario Cancelar respuesta